Acéptate como eres

0

Posted by Gabriel Romero | Posted in Artículos, Inteligencia Emocional | Posted on 25-10-2012

Etiquetas: , , ,

Hoy compartimos con vosotr@s un buen artículo que  nuestro orientador escribió en 2010 para la revista Genil sobre la aceptación de uno mismo.

     En este mundo que nos está tocando vivir cada vez hay más personas insatisfechas, que no se aceptan ellos ni lo que les rodea. La aceptación debe empezar por uno mismo. La aceptación de lo que realmente somos es clave para vivir en salud. Aceptarnos a nosotros mismos como realmente somos es una de las mejores herencias que podemos dar a nuestros hijos. Aprenderán a ser como son, a mirarse fiel y compasivamente hacia ellos y hacia los demás.

"Yo no soy el que debería de ser, el que mi padre querría que fuese, ni el que fui, yo soy quien soy."

Nuestras neurosis o patologías provienen cuando tratamos de ser quienes no somos, cuando usamos máscaras. Ser nosotros mismos es la clave de nuestra felicidad y la de nuestros hijos. Llegar a esto, suele resultar tremendamente difícil. La mayoría de las veces somos roles que ocultan nuestro yo. Nuestra profesión oculta nuestra persona: somos médicos, enfermeras, abogados, maestras, dependientes, albañiles,… Cuántas personas al jubilarse se sienten inútiles, se sienten que no sirven para nada. Cuántos adolescentes sufren identificando su cuerpo con su carnet de identidad. Nos valoramos con lo que tenemos y no con lo que somos.

Si nuestra identidad está puesta en cosas efímeras puede romperse y destruirnos fácilmente. Pongamos nuestra identidad en algo más hondo y sólido que acoja distintos momentos, alegrías y frustraciones de nuestra vida.

Decía Heráclito que lo vivo y lo muerto son una misma cosa, lo despierto y lo dormido, lo joven y lo viejo. Algunos terapeutas hablan de “Polaridades”: no se puede conocer el sueño sin tener conciencia de vigilia, es imposible la memoria sin la capacidad de olvido. Cada parte de nosotros tiene su correspondiente opuesto. Están ahí y forman parte de nosotros. No existe incompatibilidad, somos nosotros quienes los juzgamos erróneamente como incompatibles, estrechando así nuestra capacidad de darnos cuenta. No aceptar mas que una polaridad es vivir sobre una pierna. Polarizar no es dividir sino integrar. Somos fortaleza y debilidad, cansancio y energía, amor y agresividad,…

Porque así somos, podemos ser libres según lo requiera el momento y la situación. Seamos responsables y aceptemos  el dicho de que “Cada palo aguante su vela”.

José Manuel Plata

Departamento de Orientación/Integración