CONSECUENCIAS DE LA DEGLUCIÓN ATÍPICA Y LOS HÁBITOS DE SUCCIÓN DE CHUPETE

0

Posted by Gabriel Romero | Posted in Logopedia | Posted on 07-11-2011

El hábito de deglución atípica consiste en producir el cierre labial necesario para la deglución, cuando el labio es incompetente, interponiendo la punta de la lengua entre los dientes de ambas arcadas.

Cuando se traga normalmente, la punta de la lengua debe apoyarse en el paladar, por detrás de las arrugas palatinas (es decir, por detrás de los incisivos superiores), las muelas deben estar en contacto y la musculatura, mecanismo que realizamos unas 1200 veces al día. Si la lengua se interpone entre los dientes al tragar se dice que conserva el hábito de succión, cuando la lengua se amoldaba al pezón materno para mamar. A la salida de los dientes y el cambio de alimentación modificamos el patrón, pero si no fuera así, la lengua interpuesta hace de freno a la erupción normal de los incisivos y crean una mordida abierta.

De la misma manera la succión del chupete, dedo, etc., más allá de los dos años produce una mordida abierta anterior y también un estrechamiento del paladar  a la vez que un adelantamiento de los dientes superiores.

Como primer consejo, en el sentido de la prevención, diremos que debe retirarse el uso del chupete a los dos años. Si se tratara de la succión del dedo o la interposición lingual o que el niño sustituye el chupete por otro hábito parecido, lo tenemos más difícil ya que está en relación a una manera de obtener placer que no se quiere abandonar, de manera que a menudo la colaboración de un psicoterapeuta y un logopeda se hace necesaria para desterrar el hábito. Estas deficiencias frecuentemente producen dificultad para pronunciar correctamente ciertos sonidos del lenguaje (dificultad con la rr, etc.).

Si el hábito se abandona tempranamente, se corrige la mordida abierta espontáneamente, y si no conseguimos la colaboración del niño podemos colocar una rejilla lingual o una parrilla lingual que evite la posibilidad de repetir el hábito y permita la erupción normal, si se coge tempranamente. De esto se ocupa la ortodoncia interceptiva. En algunos casos es necesario combinar la ortodoncia con una intervención de reeducación de los componentes bucofonadores guiada por un logopeda.

Esperamos que estas indicaciones les sean útiles

Un cordial saludo.

Carolina Muros Navarrete y  Patricia Navarro Fernández

Write a comment