Recogemos la cosecha

0

Posted by Puri | Posted in Cultivos, ENTRADAS, Huerto | Posted on 24-06-2013

El pasado jueves, 20 de junio, recogimos gran parte de la cosecha que con tanto mimo hemos cuidado y visto crecer día a día. La curiosidad, la expectación y la ilusión fueron notas características de ese día. La cosecha recogida fue repartida entre los alumnos.

Próximamente pondremos más fotos de este día en la galería de imágenes. ¡Estad atentos!

Comenzamos con los alumnos de Infantil recogiendo  las lechugas que plantaron tiempo atrás.

Recogiendo las lechugas

Las  seños entregan lechugas a los niños

Algunos contemplan su lechuga
Otros alumnos preparados para recoger su cosecha

Contemplando una tierna lechuga

Esta niña tiene en sus manos la flor de la cebolla, hemos dejado algunas para utilizar sus semillas y plantar en otra ocasión 

Las seños portan las lechugas en bolsas

La seño explica a los niños que de esa espiga de trigo salen unos granos, se muelen y se obtiene harina con la que se hace el pan

Una alumna de 5º de Primaria les enseña a los pequeños la alberca y les dice que se fijen bien pues hay pequeños sapos y un pez

Un profe saca un conejo de las jaulas para que los pequeños puedan verlo de cerca y tocarlo

Ahora está mostrando una codorniz ante el asombro de estos  niños

Esta codorniz es más grande, los niños extienden sus deditos para tocarla

La seño muestra dos tipos de huevo, dos pequeños de cocorniz y uno más grande de gallina


 Ahora pasamos a la recogida del resto de la cosecha



El profe explica el tipo de raíz y cómo se ha ido formando la cebolla

Estos niños recogen las cebollas y les quitan la tierra que tienen adherida

Los alumnos colaboran en el proceso de recogida

Las cebollas se van depositando en esta caja
Seguimos con la limpieza de las cebollas

Esta alumna coloca de forma ordenada las cebollas que le van entregando

Estas niñas nos muestran sus trofeos hortícolas

Esta planta tan alta que veis es de una cebolla que hemos dejado florecer para obtener  semillas

Comenzamos la recogida de ajos

Los niños se apresuran a coger una cabeza de ajos y quitarle la tierra que lleva consigo

Estos niños están pendientes de que el profe, con una azada, extraiga más ajos

Limpiando los ajos antes de depositarlos en una caja

Continuamos con la tarea de coger y limpiar de tierra las cabezas de ajos

Estas niñas contemplan detenidamente el producto recogido
El profe explica a los alumnos el procedimiento de recogida de la cebada y el trigo. Hoy en día se hace con maquinaria en la mayoría de los casos. Aquí la vamos a hacer a la antigua usanza, con una hoz.
La hoz que tiene el profe en la mano es muy antigua pero corta bien
En esta imagen podemos ver la diferencia entre cebada (la que está a la izquierda), espiga más plana, con filamentos, grano alargado y el trigo (el que está a la derecha) más grueso, los granos más redondeados  
Estos alumnos observan atentamente lo que les está indicando el profesor

La siega: con una mano se coge un manojo de cañas y con la otra se corta con la hoz, de una sola pasada y protegiendo la mano con un  guante. Los buenos segadores utilizan unos "dediles" a la hora de sujetar el manojo para evitar accidentes
El profe es un buen segador, le cunde

Atención: cada puñado cortado se pone en una dirección distinta formando la "pañeta" (varios puñados). La unión de varias pañetas forma el haz. Se ata con un ramal hecho de  esparto. 
Lo que vemos en esta imagen se llama "haz de mies" (las matas secas de trigo y cebada más las espigas)



Estos niños  se disponen a transportar la mies en una carretilla de mano 
Varios alumnos buscan en la parcela las espigas que han quedado sueltas en el suelo tras llevarse la mies

Comienza la tarea de separar la paja seca por una parte y las espigas de cebada y trigo por otra

Todos atareados en la separación de la paja y las espigas

La cosecha es abundante así que el trabajo y el personal también

Aquí podemos observar en la imagen de la izquierda espigas de cebada y en la derecha espigas de trigo. ¿Qué, las distingues ya?
Estos dos niños nos muestran la delicada flor de uno de los magnolios que tenemos  en el huerto. ¡Qué bonita y qué bien huele!

En esta parcela no hemos sembrado nada sin embargo han nacido algunas plantas de tomate. El secreto está en que las parcelas han  sido abonadas con el compos que vamos acumulando en nuestra compostera (residuos orgánicos de hortalizas del comedor y otras plantas del huerto), por lo que podemos ver había varias semillas de tomates.

Write a comment