El día después de Acción de Gracias es conocido en todo EEUU y Canadá por ser la fiesta del consumismo debido a las grandes rebajas que preceden a la campaña navideña conocidas como Black Friday. Ese viernes (cuarto viernes del mes de noviembre), millones de ciudadanos de América del Norte adelantan sus compras navideñas y se dan algún capricho para aprovechar las jugosas rebajas. Ese mismo día, el movimiento anticonsumismo celebra su jornada sin compras.

Puede parecer una autentica locura celebrar el Día Sin Compras la misma jornada que el Black Friday, pero así se logra un verdadero reto: no consumir el día del año de mayor consumo. En cualquier otra jornada, permanecer sin realizar ninguna compra, puede pasar desapercibido. Pero hacerlo el día de mayor consumo es todo un desafío.

Los promotores del Día Sin Compras animan a participar en esta jornada para reflexionar si de verdad es necesario ese consumismo que se adueña de nosotros a diario y se dispara en estas fechas por la cercanía de la Navidad. ¿De verdad es necesario celebrarlo todo consumiendo? No es sólo el gasto económico lo que preocupa a los activistas, sino también los problemas que genera este en el ámbito social y ambiental.

Los representantes de la comunidad empresarial no ven con buenos ojos esta iniciativa pues creen que el consumo es lo que impulsa la economía y la estrategia del Black Friday para iniciar la campaña navideña es lo que les salva en un año de perdidas producido por la crisis económica. Ante esto, los impulsores y activistas del Día Sin Compras responden que no buscan acabar con el consumo sino hacer que la gente lo haga de manera responsable y no se vea presa de unas necesidades materiales inexistentes.

En España el Día sin Compras se celebrará el sábado, 29 de noviembre.

 

Fuente: http://www.concienciaeco.com/2014/11/21/dia-sin-compras-2014/